Mitsubishi Eclipse Cross

18 septiembre, 2019
By E.Urech

El Eclipse Cross, es un modelo que por precio y tamaño se sitúa entre el Outlander y el ASX. Es un modelo totalmente nuevo que viene a completar la gama Mitsubishi, entrando en competencia directa con los más vendidos del mercado, como el Seat Ateca, Skoda Karog, Hyundai Tucson el Peugeot 3008 ó el Nissan Qashqai. Su estructura está basada en el ASX, se ha empleado en su fabricación ms del 50% de acero de alta resistencia, lo que garantiza mayor resistencia en caso de accidente y menor peso.

Además varias partes de la carrocería van pegadas (como en los aviones) en vez de soldadas, lo que es en principio más resistente y evita ruidos y vibraciones, que aparecen con el tiempo.

Su aspecto exterior difiere de otros Mitsubishi y de toda su competencia, en la forma de su carrocería que recuerda a un coupé. Por precio, tomando como referencia las versiones básicas de gasolina y potencia parecida, se encuentra entre el más económico Hyundai Tucson de 132 cv y 21.000 € y el mucho más caro y potente Peugeot 3008 de 165 cv y 30.000 €.

El motor de gasolina tiene 1.5 litros de cilindrada y 163 cv de potencia. También hay un diesel de 148 cv y 2.2 litros de cilindrada. El de gasolina puede ir acoplado a una caja de cambios manual de seis relaciones o a una automática tipo CVT (cambio automático de variador continuo). Este tipo de cambio tiene un comportamiento que no se parece en nada a un cambio automático convencional y mucho menos a un cambio de doble embrague tipo DSG como el de Volkswagen, por lo que es muy recomendable probarlo a fondo antes de comprarlo, para evitar posteriores sorpresas. El cambio de convertidor de par funciona de la manera habitual de este tipo de cambios, aunque este resulta particularmente rápido y agradable. El propulsor diesel solo está disponible de momento, con la caja automática de convertidor de par y ocho relaciones, de muy buen funcionamiento, también que también se puede manejar manualmente. La tracción puede ser de dos o cuatro ruedas motrices. El diesel siempre tiene tracción a las cuatro ruedas.

El interior está bien acabado con materiales de aparente buena calidad, y en su conjunto resulta agradable y acogedor aunque no lujoso. La capacidad está en la media de su segmento, no así su maletero que es un poco mas pequeño que la media, cubica 370 litros contra los 521 litros de un Skoda Karog.

El sistema multimedia pose una pantalla de 7 pulgadas táctil. El manejo de los distintos menús es más sencillo que en otros modelos de Mitsubishi, aunque no es tan sencillo e intuitivo como en los modelos europeos, sobre todo en los alemanes. Un Seat Ateca, Un Volkswagen Tiguan o un Skoda Karog son bastante más fáciles de utilizar. Tiene conectividad con Apple CarPlay y Android Auto. No tiene navegador propio ni antena GPS, sino que debe usarse siempre a través de un dispositivo móvil. Ósea que si en el móvil tenemos instalada una app de Sygic, por ejemplo, en principio podemos enviar la visualización a la pantalla del sistema multimedia, también podemos visualizar varias aplicaciones del móvil. Me parece una complicación más que una mejora sobre los navegadores habituales con mapa convencional. Está pensado para poder usar Google Maps o similares, para lo que hace falta consumir bastantes megas y tener una buena conexión 4G, algo que en España todavía no tenemos.

El comportamiento del nuevo Eclipse Cross  es bueno. La potencia y elasticidad del propulsor 2.2 diesel resulta importantísimo en este tipo de de vehículos, en general más pesados que las berlinas de su tamaño, y el 2.2 DI-D ofrece potencia a cualquier régimen. La suspensión independiente en las cuatro ruedas, en las versiones 4×4, que también ha sido retocada con respecto al ASX  haciéndola más confortable, contiene con eficacia cualquier balanceo o cabeceo, manteniendo a su vez un buen  compromiso entre confort y estabilidad. El propulsor 1.5 de gasolina y 163 cv funciona también muy adecuadamente, es silencioso, potente y no excesivamente gastón, aunque consume notablemente más que 2.2 diesel. El rendimiento seria más notable, si también estuviera acoplado al cambio de ocho velocidades con convertidor de par del modelo diesel. El precio se sitúa entre 19.850 € – 35.600 €

Deja un comentario