Audi e-tron

7 marzo, 2020
By E.Urech

Audi presenta su primer modelo de producción puramente eléctrico. Es apto para un uso diario sin restricciones. Sus dos motores eléctricos, junto a la tracción integral eléctrica quattro, logran unas altas prestaciones y una dinámica muy ágil. La batería de alto voltaje es la base para una autonomía de más de 400 kilómetros en ciclo de conducción WLTP. Gracias a una completa oferta de opciones de recarga en el hogar o en la vía pública, puede disfrutar de un funcionamiento plenamente eléctrico sin compromisos.

Con una longitud de 4.901 mm, una anchura de 1.935 mm y una altura de 1.616 mm, ofrece la habitabilidad y el confort característicos de los modelos de gran tamaño de la marca. Gracias a una distancia entre ejes de 2.928 milímetros, cuenta con espacio para cinco ocupantes y su equipaje correspondiente. La capacidad total del maletero es de 660 litros, lo que lo hace apto para grandes viajes.

Dos motores eléctricos mueven al e-tron con gran fuerza, sin emisiones y con un silencio absoluto. En modo boost, los propulsores entregan una potencia combinada de 300 kW y 664 Nm de par máximo, disponibles en fracciones de segundo, con una impresionante capacidad de empuje. En este modo, el Audi e-tron apenas necesita 5,7 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado. En todos los casos, la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 200 km/h.

La nueva generación del sistema quattro de tracción integral, reparte el par entre ambos ejes en fracciones de segundo. En muchos casos, utiliza el motor trasero para así lograr una mayor eficiencia. Si el conductor demanda más potencia de la que el sistema puede entregar en función de la adherencia, el sistema eléctrico redistribuye el par al eje delantero. El sistema de tracción total también entra en juego de una manera predictiva, antes incluso de que una rueda pierda adherencia.

En deceleraciones de hasta 0,3 g, el SUV recupera energía únicamente mediante los motores eléctricos. Esto sucede en el 90% de las situaciones de conducción. El sistema de frenada únicamente entra en juego cuando el usuario pisa el pedal y se alcanzan deceleraciones de más de 0,3 g. En este caso, el sistema responde con celeridad gracias a un sistema de frenado electrohidráulico. Audi es el primer fabricante que emplea este concepto en un vehículo de producción con motor eléctrico. En frenadas desde 100 km/h, es capaz de recuperar energía eléctrica con un par máximo de 300 Nm y una potencia de 220 kW. Esto es más del 70% de la energía que produce su sistema de propulsión.

También tiene mucho que ver con la elevada eficiencia su aerodinámica. En este apartado destacan los retrovisores exteriores virtuales, que llegan por primera vez a un modelo de producción en serie. En lugar de los espejos tradicionales, en cada soporte se ubica una pequeña cámara, cuyas imágenes se proyectan en unas pantallas OLED de alto contraste en el interior del coche. Otras soluciones quedan ocultas a la vista como, por ejemplo, la suspensión adaptativa o la carcasa de aluminio que cubre los bajos y protege la batería de alto voltaje. Todo ello reduce el coeficiente aerodinámico, igual que lo hace la toma de refrigeración frontal activa, que incluye canales para enfriar los frenos delanteros.

Alcanza un Cd de 0,27, uno de los mejores valores de su segmento. En un uso normal, ese coeficiente logra aumentar la autonomía en, aproximadamente, 35 kilómetros frente a un vehículo similar con motor convencional.

La batería puede almacenar hasta 95 kWh de energía Su capacidad hace que no sea necesario parar en estaciones de recarga durante los desplazamientos cotidianos. En viajes largos, los usuarios pueden hacer uso de las estaciones de carga de corriente continua (DC) de hasta 150 kW. También existe la posibilidad de recargar con corriente alterna (AC) hasta 11 kW; la recarga con 22 kW está disponible como opción.

Para cargar la batería en casa, Audi ofrece varias soluciones. El sistema de recarga compact puede funcionar con una toma doméstica de 230 voltios o con una toma trifásica de 400 voltios. El sistema de carga opcional connect duplica la potencia de carga hasta 22 kW.

El área que rodea al conductor se orienta hacia él, incluidas las dos grandes pantallas del sistema MMI touch response. Estos dos displays reemplazan, en gran medida, a los mandos de control convencionales. Muchas funciones se pueden activar mediante el sistema de control de voz, así como a través de Alexa, el asistente activo de voz de Amazon. Con el Audi virtual cockpit de serie, el usuario puede elegir entre dos tipos de vista, que presentan la información de forma clara y con gráficos de alta resolución. El Audi virtual cockpit plus cuenta con una tercera pantalla en la que aparece información relativa al motor eléctrico.

En el mercado español, el Audi e-tron ofrecerá de serie el sistema MMI Navegación Plus, con LTE Advanced y punto de acceso Wi-Fi incluidos.

El Audi e-tron se fabrica en la planta de Bruselas, que es neutral en términos de emisiones de CO2.

 

Deja un comentario